Al rescate de lo artesanal

Sin importar si se trata de vajillas, elementos decorativos o vasijas, las piezas que presentamos a continuación transmiten un legado cultural de generación en generación, exhibido con maestría en cada rincón de la casa. Una tarea que ha sido posible gracias a la gestión de Artesanías de Colombia y que hoy exalta Mobiliari.

 

Fotos: Connie Restrepo

Más que una pieza decorativa, la artesanía es un elemento con tradición. Por ello, lo primero que debe considerar es evaluar su historia y crear un concepto de diseño alrededor de la misma, así como identificar temáticas con las cuales se sienta identificado. Algunos artículos apreciados por su utilidad son los jarrones, los floreros y las paneras. Tal es el caso de estas piezas elaboradas con palma de iraca, cuyo cultivo se extiende desde la Sierra Nevada de Santa Marta hasta Nariño.

Los contenedores Q’Limpy ($77.000/alto, $73.000/ mediano y $105.000/grande), las paneras y los floreros fueron desarrollados por Danilo Calvache y elaborados por Bertha Ortega en Sandoná (Nariño) con la técnica de cestería en rollo. En Artesanías de Colombia.

Los estilos artesanales que hoy priman en la resolución estética de las viviendas e incluso en proyectos institucionales responden al interés de volver a las raíces, pero también están alineados con una conciencia ambiental cuyo objetivo es lograr procesos ecológicos, orgánicos y sostenibles.

En cuanto a los textiles, las fibras obtenidas provienen de materiales naturales como el algodón o la lana, evitando por completo el uso de derivados del petróleo para generar fibras sintéticas.

De hecho, la mayoría de artesanos colombianos utilizan más de 114 especies de plantas para extraer fibras vegetales y extraer sus productos, ya sea para hacer textiles, esteras o elementos de cestería.

Las alternativas son variadas, pero si lo que quiere es preservar de manera física las tradicionales orales manifestadas en carnavales, pruebe con estas máscaras del Carnaval de Barranquilla, talladas en madera de ceiba por el taller Toro Miura de Galapa (Atlántico).

Están enchapadas con mopa mopa (resina teñida obtenida de las hojas del árbol mopa mopa y trabajada por medio de cortes sobre la pieza) por el maestro Germán Obando, en Pasto (Nariño) con patrones y figuras tradicionales, desarrollados por el equipo de Diseño de Artesanías de Colombia.

La máscara del Toro ($1.100.000/25 cm y $2.100.000/35 cm, y la del Tigre ($1.200.000/25 cm y $2.200.000/35 cm) las encuentra en Artesanías de Colombia.

Con el objetivo de preservar las tradiciones ancestrales, darles a las artesanías el lugar que se merecen e incrementar la participación de los artesanos en el sector productivo nacional, surgió en 1964 Artesanías de Colombia, sociedad de economía mixta adscrita al Ministerio de Comercio, Industria y turismo.

Gracias a esta entidad, artesanos de todos los rincones del país tienen una vitrina y una oportunidad de participar activamente en los renglones económicos del país.

Y es que con sus laboratorios de diseño y con su unidad de formación han contribuido en el proceso de capacitación integral para concebir piezas únicas. Como elementos decorativos y funcionales para la casa se destacan, además de los ya mencionados, la cestería en chin, del municipio de Sutatenza, los tejidos de cañaflecha de los departamentos de Córdoba y Sucre, y los canastos de werregue.

Los de la imagen (entre $7.000.000 y $12.000.000) están trabajados con formas y patrones tradicionales, con la intervención de Artesanías de Colombia en el manejo de hilos de cobre y otros metales, elaborados por mujeres de la etnia wounaan del Bajo San Juan (Chocó).

Renueve o suscríbase

Pagando solo

$205.000

Suscripción por dos años

$108.000

Suscripción por un año

Contáctenos










Avenida Calle 26 # 82-70, Bogotá D.C. | Tel: (571) 4255 201 - 018000 510 888 |  email: mobiliari@legis.com.co

Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.

Legis S.A. NIT 860.001.498-9